El país de la inmemoria, de Edgar Giraldo

by - abril 02, 2018


 Nombre original: El país de la inmemoria
 Autor: Edgar Giraldo Alzate
 Fecha de publicación: 19 de diciembre de 2017
 Géneros: Fantasía y romance
Érase un país tan inverosímil, que parecía de novela. Su presidente era el capo de todos los capós y se llamaba Inocencio Paz. Estaba casado con la heredera de un gran periódico; había doblegado a los medios, al congreso, a la Corte Suprema a punta de mermelada
¡Hola, mundo! hoy vengo a traerles la reseña de un libro que recibí en enero de este año. Muchas gracias al autor, Edgar Giraldo, por dejármelo y confiar en mi para hacer esta reseña. Y antes de empezar quiero explicar que me he estado tardando bastante en publicar todas mis pendientes debido a que no sé qué sucede con mi computadora pero a veces funciona y a veces no. Ahora estoy en una racha en la que si funciona y pues trataré de aprovecharme y subir todas las reseñas atrasadas posibles para ya no estar tan estancada con todo. Quedando esto dicho, ¡vamos allá!

El país de la inmemoria se nos presenta como un libro donde nuestra mayor referencia para enterarnos de lo que sucede será la secretaria del presidente, "La monita", quien en realidad se llama Chantal Shultz. A través de sus andanzas en el trabajo, se nos muestra cómo es la sociedad en donde ella vive, una sociedad corrupta, donde los votos se compran con pollos, se cierran tratos que afectan a los trabajadores locales, en busca del bien de los más poderosos, las familias influyentes casan a sus hijos a conveniencia, y las mujeres viven siendo un cero a la izquierda de los hombres, el cual es un panorama que, como en alguna sinopsis del libro dice (me parece que la que sale en Amazon), bien podría aplicarse a cualquier país latinoamericano o hasta de la unión europea. Lo que sigue es un pequeño spoiler pero habla acerca del motivo por el que solo los hombres contraen la gripe del fogo.

     —Primero —mientras doblaba el dedo índice sobre la palma de su mano —, los militares jamás dan la mano porque, siguiendo su estricto protocolo de saludo, sólo pueden ponerse firmes y gritar ¡Sí, mi cabo, sí, mi teniente! Etcétera. ¿de acuerdo?
     —Eso es absolutamente cierto —dijo el patólogo—.
     Ella dio otra vuelta a la mesa y regresó doblando el dedo del medio: Los curas tampoco dan la mano porque, a pesar de que la Biblia les ordena dar la mano al necesitado, ellos sólo la usan para bendecir o maldecir. 
     —¿Y qué pasa con las mujeres? —preguntó el científico —, y ella respondió con el anular en alto.
     —En este país de mujeres subyugadas los hombres ni siquiera les dan la mano, sino que para comunicarse con ellas las señalan con el dedo y les ordenan que hagan esto, limpien aquí o les pongan la cena acá.

En cuanto al libro y cómo está escrito, tengo que admitir que al principio me resultó un poco pesado leerlo, pero conforme iba avanzando me iba sumergiendo más y más en la historia.

Una de las cosas que me parecieron un tanto injustas para Chantal fue el consejo de uno de los presidentes, el Nunca trates de opacar a tu maestro, ya que, muy a pesar de todo, el éxito o fracaso de El país de la Inmemoria, al final fue gracias a ella quien, con toda su experiencia, era la más indicada para tomar las riendas del país y realizar todos los cambios que realizó. Otro aspecto que me llama la atención es que también se ve el tema del racismo pues, casi al final del libro se habla de un presidente negro cuyo retrato fue arrancado de entre los de los demás presidentes por haber sido nieto de una esclava.

En fin, es una lectura donde nos encontramos con matrimonios falsos, lesbianismo, racismo, discriminación, marchas feministas, tretas sucias de parte del gobierno, leyes de aduana, muertos sonrientes y hasta charlas en las que el propio Dios se queja de haber sido sentado hasta el fondo durante la misa (parte que de hecho me hizo algo de gracia). Que por cierto, si bien me gustaron los pasajes del reportero, al final no hallé mucho sentido a que siempre se repitiera que él era el único que sabía lo que pasaba ¿es que acaso estaba consciente de que llevaba un virus consigo y contagió a propósito a todos los hombres del país? Nunca lo sabremos =-=)

El país de la inmemoria es un libro que finalmente nos muestra cumplida una utopía de igualdad y justicia de mano de las dos mujeres más influyentes del país: la esposa y la secretaria del presidente. Aunque, personalmente, el romance entre ellas dos no fue una de mis cosas favoritas.
Foto y biografía proporcionadas por el autor
Periodista, bloguero, columnista de El Nuevo Herald de Miam, Director del diario digital "Mundo Vida" Colaborador de Las2orillas Bogota, El mundo Boston. Autor de la Novela El país de la inmemoria y de la selección de cuentos El último balsero. Disponibles en Amazon.

También podrían interesarte

2 pedacitos de opinión al respecto

  1. ¡Hola!
    La verdad es que de momento no me llama la atención y prefiero centrarme en otros libros, así que lo dejaré pasar.
    Besos<3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una lástima, aunque te entiendo, de entrada no parece un libro muy atractivo

      Eliminar